Un buen armario eficaz no solo es un armario organizado, si no un armario que además de organizado esté libre de manchas y también de olores.

¡Vamos! Ahora que tienes un poquito de tiempo, levántate y revisa tu armario. Sí, lo sé, da mucha pereza pero piensa en lo guapa que vas a estar y lo útil que te será tener tu armario en perfectas condiciones. Es para ti.

Haz una observación detenida de cada prenda. Puedes repartir esta tarea en diferentes momentos y de cada vez analizar unas pocas. No tienes por qué hacerlo todo de golpe. No tires tampoco abajo tu armario al completo porque te agobiarás. Puedes comenzar por las prendas que más utilizas hasta llegar a las que menos. Puedes comenzar por las más delicadas hasta llegar a las que lo son menos. Tú eliges.

Dos cosas son las que tenemos que tener en cuenta: manchas y olores.

Manchas

En cuanto a las manchas, hoy en día existen multitud de soluciones que se pueden comprar en cualquier supermercado así como también, si no estamos seguros, o la prenda tiene una recomendación específica, podemos acudir a un profesional y especialista en limpieza de prendas de vestir. Además de esto, existen valiosas recomendaciones caseras que se han traspasado de generación en generación y que nos pueden resultar muy útiles y económicas.

A continuación te dejo un pdf descargable con una lista de tipo de manchas y su solución en casa. He intentado simplificarlo de la mejor forma posible y esperando que te sea práctico.

Sólo dos reglas a tener en cuenta: (1) que el lugar, la mesa, la encimera, … o la superficie donde vayas a realizar la limpieza de la mancha esté completamente limpia y seca (2) que antes de ponerte a sacar ninguna mancha leas detenidamente la etiqueta interior del producto.

Olores

En cuanto a los olores decir que son realmente desagradables y a todos en alguna ocasión nos ha pasado que hemos lavado la prenda pero mantiene ese olor como a “tejido podre” (humedad) o, por mucho que utilicemos la lavadora, el olor a sudor no sale.

Olor a Sudor

Sin duda, es uno de los olores más persistentes y difíciles de eliminar. El desodorante no es suficiente y puede potenciarlo.

El olor a sudor se produce por bacterias y para luchar contra ellas lo mejor es recurrir al vinagre si las prendas son de color u oscuras. Si son prendas claras, en vez de vinagre, utiliza zumo de limón que también tiene propiedades antibacterianas y aclarantes de esas tediosas manchas amarillas que suelen dejar los desodorantes en la ropa.

Para ello, coge un balde, el preciso de tamaño para la prenda que vayas a limpiar, y echa en él abundante agua tibia, calcula que la prenda quede bien cubierta y vierte en él como unos 250 ml de vinagre o de zumo de limón. Deja la prenda en remojo como una hora más o menos y a continuación lávala en la lavadora como de costumbre.

NOTA: Normalmente, yo utilizo para todo el vinagre de manzana. Para limpieza de prendas con cualquiera de marca blanca es suficiente. Reserva los mejores para las ensaladas o cocinar. Aunque cuando lo utilizo para limpieza de suelos como desinfectante también tengo siempre en casa el de vino blanco de marca blanca. Es más económico y se utiliza en superficies más grandes.

Olor a humedad

Es también un olor muy desagradable por el cual te dan ganas de volver a lavar la ropa. Puede producirse por guardar la ropa en el armario sin que se haya secado del todo aunque sí nos lo parezca. Debemos asegurarnos de que la ropa esté bien seca y aireada. Suele pasar más cuando tendemos en tendal plegable interior y sobre todo les pasa a las toallas y los vaqueros. Para ello recomendamos utilizar, con prendas de mayor tamaño, dos varillas o cuerdas para que dejemos un pasillo de aire, y en el caso de los vaqueros, además de usar las dos varillas, tenderlos siempre del revés. Lo ideal sería poder colgar la ropa en un tendal exterior y lo más extendida posible pero… Las camisas, camisetas, sudaderas se secan mejor (y se plancharán mejor) si las colocamos en perchas de plástico en las alas del tendal.

Este olor también puede ser producido porque la lavadora necesite una limpieza. Es conveniente limpiar los bordes engomados del tambor sacándolos de forma periódica.

Si el olor persiste probablemente se deba a las bacterias de la humedad en el tejido por lo que no nos queda de otra que utilizar un desinfectante más potente.

Artículos recomendados

X